Desde PrevenControl nos esforzamos para que nuestros clientes estén siempre informados de cualquier circunstancia que pueda afectarles en su día a día. Por eso, el verano pasado publicamos en este mismo blog el artículo “ITV: novedades para el 2018”, en el que ya os adelantábamos algunos de los principales cambios que finalmente se aprobaron en la reforma de las ITV llevada a cabo en noviembre de 2017. Con dicha reforma, que entrará en vigor el 20 de mayo de 2018, el Gobierno pretende equiparar la legislación española con la europea en lo que a inspecciones técnicas de vehículos concierne; poniendo especial hincapié en la persecución y sanción de la manipulación de vehículos en materia de emisiones y seguridad. Los 5 cambios más importantes que te afectarán si tienes que pasar este año la ITV a tu vehículo son: Diagnosis a través del OBD Hablando en plata, las estaciones de ITV van a disponer de nuevos equipos que analizarán el “cerebro” de nuestros coches a través de los sistemas de diagnóstico a bordo (OBD: On Board Diagnostics). Esta es la medida estrella de la reforma y su principal objetivo es comprobar el correcto funcionamiento de los sistemas anticontaminación (filtros antipartículas, recirculación de gases de escape EGR, reducción catalítica SCR con aditivo AdBlue) y de seguridad (airbags, pretensores) del vehículo, conocer las averías registradas en la memoria y acabar con su posible manipulación. ¿Qué podremos ver en las estaciones de ITV al realizar la diagnosis de tu vehículo?
  • Sistemas anticontaminación: el principal argumento que defiende la implantación de la diagnosis es acabar con la manipulación y eliminación de estos sistemas, especialmente en vehículos diésel. Esta práctica, pese a estar prohibida, está muy extendida en España, provocando que tengamos un gran parque automovilístico contaminando más de lo que debería. La diagnosis permitirá ya no sólo comprobar si en el momento de realizar la ITV los sistemas anticontaminación están trabajando correctamente, sino también observar si estos lo han hecho anteriormente de forma adecuada, o si han sido alterados para reducir su trabajo, o eliminados por completo.
  • Fallos de motor: la diagnosis también permitirá leer la memoria de fallos de la unidad de control del motor, lo que por un lado servirá para detectar los fallos de motor que suelen pasar más desapercibidos (incluso aquellos tan leves que no impiden que sigamos circulando) y por otro, evitará que los usuarios manipulen o eliminen los testigos luminosos que indican averías de cualquier índole. Dependiendo de los años que tenga el vehículo, el nivel de información que se puede obtener con la diagnosis varía. Éste será muy elevada en los coches más modernos, en los que hay un gran abanico de parámetros que son medidos y registrados, y bastante más pobre cuanto más antiguo sea el vehículo.
  • Número de kilómetros: otra novedad que traerá consigo la diagnosis es que servirá para realizar un control más riguroso del kilometraje de cada vehículo, especialmente de los más modernos, que pueden almacenar los kilómetros en diferentes módulos de la unidad de control. Gracias a la comunicación de todos estos módulos queda registrado en todo momento el kilometraje real, por lo que ya no será un problema el poder detectar uno de los fraudes más habituales: el “afeitado” de kilómetros, que es como se conoce coloquialmente la técnica de rebajar los kilómetros de un vehículo mediante la manipulación del cuadro de instrumentos (displays).
  • Sistemas de seguridad: otra práctica fraudulenta muy habitual es la de manipular o eliminar los airbags y pretensores de un vehículo tras sufrir un accidente. Esto evita al usuario hacer frente a la costosa reparación de estos sistemas, pese a poner en riesgo su seguridad. A través de la diagnosis se podrá saber si el estado de estos sistemas de seguridad es correcto y comprobar cualquier dato sobre su funcionamiento y posible reparación o sustitución.
  Matrícula histórica Hasta ahora eran necesarios al menos 25 años de antigüedad para poder obtener la matrícula histórica de un vehículo. Con la entrada en vigor de la nueva reforma serán necesarios al menos 30 años para poder solicitar dicha matrícula, equiparando la “edad” exigida en nuestro país con la del resto de países europeos. Los beneficios de la matrícula histórica en materia de impuestos de circulación e intervalos de tiempo entre inspecciones técnicas no sufrirán ningún cambio.   Fecha de la ITV A partir de este año se podrá pasar la inspección técnica de cualquier vehículo hasta un mes antes del plazo oficial sin sufrir la penalización de tener que adelantar la fecha de la próxima ITV. Gracias a esta modificación, el usuario podrá solicitar con suficiente antelación una cita previa a su fecha de caducidad.   Libre elección de estación tras ITV adversa Hasta este año si tu vehículo sufría una inspección técnica desfavorable sólo podías pasar una nueva revisión en la misma estación en la que se había producido dicha inspección. Con la nueva reforma el usuario podrá escoger libremente dónde quiere realizar la siguiente ITV tras obtener un informe desfavorable, permitiendo así una mayor flexibilidad en cuanto a la búsqueda de estación. Lo que no varía es el plazo para volver a pasar la nueva inspección técnica, que se mantiene en un mes como máximo.   Validación de inspecciones técnicas de otros países de la Unión Europea En un intento por equipararnos con el resto de países miembros de la UE, a partir de mayo de este año entrará en vigor la validación de inspecciones técnicas extranjeras en caso de importación. De este modo, al importar un vehículo a nuestro país de cualquier otro estado de la Unión Europea, ya no será necesario volver a pasar la inspección técnica si dicho vehículo tiene en vigor la ITV en su país de origen. Este cambio permitirá un importante ahorro económico y reducirá los trámites a la hora de importar vehículos desde otros estados miembros.