El Impuesto por el CO2 se pone en marcha

El nuevo impuesto por el CO2 ha entrado en funcionamiento en el mes de septiembre. Los propietarios de turismos, furgonetas y motocicletas pagarán en función de las emisiones del vehículo a partir de los datos de la ficha técnica, en una iniciativa que responde a la fiscalidad medioambiental que potencia la Unión Europea dentro de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030.

La voluntad del nuevo impuesto es reducir las emisiones de CO2 y están exentos los ciclomotores, los camiones, los vehículos 100% eléctricos o de más de 3,5 toneladas, los autocares y los autorizados a transportar más de nueve personas, mientras que los que tienen una matrícula de vehículo histórico o son clásicos podrán disfrutar de la bonificación del 100% de la cuota. El dinero recaudado irá al Fondo climático y al Fondo de patrimonio natural de la Generalidad de Cataluña. ¿Cómo se calcula? Pues en función del número de gramos de dióxido de carbono por kilómetro que se emite y que figura en la ficha técnica, en el apartado V7, de tal forma que deberán pagar los vehículos que superen los 120 gramos por kilómetro.

El impuesto se tramitará a través del padrón y lo deberán abonar los titulares de los vehículos con domicilio fiscal en Cataluña y las personas sin residencia fiscal en Cataluña, pero que tengan un establecimiento, oficina, sucursal y vehículos registrados en Cataluña durante en 2020. El plazo para presentar alegaciones se cerró el pasado 4 de junio y el día 1 de septiembre ya se publicó en la web de la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) el padrón definitivo de quien debe pagar, con un total de 2,26 millones de vehículos. Los cobros se llevarán a cabo a partir del día 15. Puedes consultar el padrón en el siguiente enlace: https://atc.gencat.cat/es/tributs/impost-emissions-vehicles/acces-padro/index.html