Los técnicos de nuestras ocho estaciones (puedes consultar su ubicación en este mapa de nuestra red) de ITV, saben por experiencia que las tres instrucciones que más les cuesta llevar a cabo a nuestros clientes en una revisión son: abrir el capó, encender la luz o luces antiniebla y poner en funcionamiento el limpiaparabrisas con agua de sus vehículos. Es lógico, ya que estas tres cosas no las utilizamos tan habitualmente como otras que sí usamos siempre que conducimos nuestro coche: la marcha atrás, las luces de emergencia, las cortas, los intermitentes, los retrovisores, etc; y por tanto, no tenemos el hábito adquirido para realizarlas. Esto hace que sea normal encontrarnos todos los días con clientes que se vuelven locos buscando el botoncito de la luz antiniebla por todo el salpicadero, que se descoyuntan el cuello intentando encontrar la palanca que abre el capó por los lugares más recónditos y que activan los “limpias” delanteros y traseros pasando por todas las velocidades pero sin conseguir que salga ni una sola gota de agua de los mismos. Si no quieres pasar por estas situaciones, sigue leyendo atentamente.   Apertura del capó palanca-capo Hay muchas marcas y modelos de turismos, pero generalmente, para abrir el capó, en la mayoría hay que accionar una palanca situada al lado de la puerta del conductor. Suele encontrarse en la parte baja, a la altura de los pedales y casi siempre en el lado izquierdo. Lo normal es que para abrir el capó tengas que tirar de esta palanca hacia ti (como puedes ver en la imagen superior). palanca-capo-2 En modelos más modernos esta palanca ha comenzado a sustituirse por accionadores más pequeños que suelen estar colocados a la izquierda o derecha del volante, siempre en la parte baja del salpicadero. La ventaja de estos es que, como puedes ver en la imagen superior, suelen tener un pequeño dibujo de un coche con el capó abierto, que te ayudará a localizarlos. Al igual que en el caso de la palanca, debes tirar del accionador hacia ti para abrir el capó.   Encendido de la luz antiniebla anti-niebla Es una luz que normalmente no utilizamos, ya que las nieblas sólo suelen darse en invierno y en zonas geográficas bastante puntuales. Por eso, muchos conductores no están habituados a ponerla y desconocen cuál es el botón para encenderla y hasta el icono que la identifica. Dicho icono es el que se encuentra situado en la imagen superior a la izquierda de la posición O. El más cercano al O corresponde a las luces antiniebla delanteras y el que está justo debajo de éste, a las luces antiniebla traseras. En la mayoría de vehículos los botones para encenderlas se encuentran junto a los otros botones que ponen en funcionamiento el resto de luces (posición y cortas). Habitualmente se encuentran dentro de un círculo como el de la fotografía superior y para activarlas hay que tirar de la palanca central hacia fuera y después girarla hasta la posición de las luces antiniebla. Sabrás que las has encendido correctamente cuando el icono de la imagen inferior aparezca iluminado en el salpicadero de tu coche. luz-antiniebla En modelos más modernos, los botones de las luces antiniebla aparecen separados de los otros botones que ponen en funcionamiento el resto de luces, pero siempre cerca de estos. Están identificados con los iconos que ya hemos visto y bastará con que los pulses para activar las luces.   Puesta en marcha del limpiaparabrisas con agua limpia Los coches más antiguos sólo tenían limpiaparabrisas delanteros, pero lo habitual a día de hoy, es que cualquier marca y modelo de turismo, posea tanto estos como los traseros. La gran mayoría de vehículos poseen la palanca para ponerlos en marcha a la derecha del volante (imagen superior) y suelen tener todas un funcionamiento parecido. Girando la parte externa hacia dentro activarás los limpiaparabrisas traseros. Moviendo la palanca hacia abajo irás aumentando la velocidad del movimiento de los “limpias” (cuanto más bajes más rápido se moverán). Y para que salga agua, lo que tienes que hacer es mover la palanca hacia ti (es el mismo movimiento que haces con la palanca de luces para poner ráfagas de luces largas). Cada vez que toques la palanca hacia ti saldrá un chorro de agua. Así de fácil. limpia-2   Conocer estas cosas sobre tu coche te vendrá muy bien, pero en realidad no es tan importante que sepas o no abrir el capó o poner o no las luces antiniebla cuando acudas a pasar la ITV. Los profesionales de nuestra red de estaciones están ahí para ayudarte y no para examinarte (a ti no, a tu vehículo sí). Y si no sabes realizar cualquiera de sus instrucciones (accionar los limpiaparabrisas, poner las luces de posición…) sólo has de comentárselo y ellos mismos las llevarán a cabo. Es más, si prefieres que sean ellos los que muevan el vehículo a lo largo de la línea de inspección, también lo harán con sumo gusto. Por tanto, conocer estas tres cosas (y otras muchas) sobre el funcionamiento de tu vehículo te serán de ayuda para algo mucho más importante que para saber o no cumplir las instrucciones de un técnico en una ITV: para garantizar tu seguridad cuando circules y para prevenir accidentes. Porque si conduciendo por una carretera, entras en un banco de niebla y no sabes poner las luces antiniebla, ahí es donde verdaderamente tendrías un problema. Al igual si se te calienta el motor y no sabes cómo abrir el capó. O si se te llena de barro la luna delantera y no sabes echar agua para limpiarla. Por eso, desde PrevenControl te recomendamos que te familiarices con todas las partes y mandos de tu vehículo, incluso con aquellos que creas que no vas a utilizar nunca. Tu seguridad y la de tu familia pueden depender de ello.