La ITV se va actualizando y los últimos cambios afectan principalmente a dos elementos del vehículo: el ABS y los retrovisores. A partir de ahora deben estar en perfecto estado porque de lo contrario pasan a considerarse un defecto grave, que impedirá pasar con éxito la inspección.

El Manual de Procedimiento de la ITV llega a la versión 7.5.0. y ofrece dos novedades destacadas. Para empezar, el icono del ABS debe funcionar bien. Cuando se pone en marcha el motor se tiene que encender la señal del sistema de frenado y apagarse unos segundos después. Si no se pone en marcha o se queda encendido se considerará un defecto grave.

La segunda modificación afecta a los retrovisores. Estamos acostumbrados a ver a menudo vehículos con una reparación manual de estos elementos de visión, hecha a base de cinta aislante o derivados. A partir de ahora si el inspector considera que hay riesgo de desprendimiento la falta ya no será leve, sino grave. Los espejos nos permiten ver a los vehículos y a los peatones que tenemos detrás y son muy importantes para la seguridad, así que si lo tienes roto es mejor que pases por un taller y lo repares antes de ir a la estación ITV. En caso contrario la inspección será desfavorable y sólo podrás conducir para ir hasta el mecánico a arreglarlo, antes de afrontar una segunda inspección

Las novedades en la normativa de la ITV no alteran en cambio los protocolos por el Covid, así que PrevenControl mantendrá las medidas actuales para garantizar la seguridad y salud de todos los clientes. Puedes consultarlas en nuestra web o a través del correo que recibirás cuando pidas una cita. Y cuando tengas el vehículo a punto puedes llamarnos para pedir hora para pasar la inspección o bien hacerlo a través de la web (https://cita.citaprevia.cat/).