Si has ido una estación ITV y los técnicos consideran que tu vehículo no es apto deberás tener en cuenta dos aspectos importantes: solo podrás circular para ir hasta el taller a reparar las faltas graves (o acumulación de leves) que han provocado un informe desfavorable o para volver a la estación a pasar la segunda revisión, que a raíz de la pandemia por Covid-19 deberá hacerse también con cita previa. Hay un tercer caso, cuando el resultado es negativo. Entonces la restricción aumenta y hay que llamar a una grúa para que te remolque hasta un taller.

Por razones de seguridad y de medio ambiente hay que tener siempre el coche en buen estado, pero puede ocurrir que falle alguna pieza a última hora o haya algún aspecto que no teníamos controlado. Así, si el vehículo no pasa la ITV dispondremos de 15 días para subsanar los defectos y pasar la segunda revisión, que en Catalunya, es gratis. Aquí hay que tener en cuenta que la pandemia comportó un cambio en el funcionamiento tradicional. Si antes bastaba con ir a la estación y que te indicaran a qué zona dirigirte para comprobar que habías subsanado el problema, ahora hay que pedir siempre cita previa por cuestiones de seguridad y salud. Evitar las aglomeraciones es obligatorio. En referencia a las sanciones, superar el plazo permitido puede conllevar tener que pagar la segunda inspección, mientras que si circulas con la ITV suspendida (o caducada) la policía te puede castigar con multas de hasta 200 euros. Para evitarlo, reserva cita en una de las ocho estaciones de PrevenControl a través del teléfono o de nuestra página web.